Sistemas agrícolas innovadores: la experimentación sistémica © CATTIAU Gilles

Sistemas agrícolas innovadores: la experimentación sistémica

Actualización: 04/07/2017
Publicación: 18/10/2012

En un mundo agrícola sometido a cada vez más limitaciones ambientales y económicas, el Homo agrícolus y el Homo científicus exploran juntos nuevas vías para producir mejor y de manera más sostenible. A continuación, estudiaremos la experimentación sistémica, un concepto imprescindible para concebir, experimentar y evaluar nuevos sistemas agrícolas.

La experimentación sistémica es un nuevo concepto de experimentación, que se está generalizando en el INRA para concebir sistemas agrícolas innovadores que respondan a un sinfín de criterios: ambientales (disminución de insumos, preservación del agua, del suelo, reducción de los gases de efecto invernadero, conservación de la biodiversidad, etc.), pero también económicos y sociales (impacto sobre la organización del trabajo). La experimentación sistémica se apoya en gran parte sobre la modelización.

Las especificidades de la experimentación sistémica

  • Experimentar para innovar: no solo por la introducción de una nueva técnica, producto o variedad, sino por la concepción de sistemas agrícolas coherentes.
  • Concebir: una nueva manera de cultivar y de criar animales para poner en valor los recursos naturales sin perder competitividad.
  • Cambiar de escala de espacio y tiempo: dejar de trabajar a escala de parcela o de animal y empezar a trabajar a escala de explotación o, incluso, de paisaje. En el tiempo mínimo de una rotación o de un ciclo de vida.
  • Evaluar: los impactos de la agricultura sobre el ecosistema: los flujos de nitrógeno, de carbono, la biodiversidad, etc., pero también el consumo de energía, el rendimiento, los márgenes brutos, el trabajo... Una evaluación que tenga en cuenta muchos criterios, que sea económica, ambiental, social...
  • Entender: los procesos de transición y de cambio de prácticas de los agricultores.

Dos tipos de procesos

  • El proceso por prototipo consiste en concebir un sistema entero a priori, fijándose un límite prioritario o varios (por ejemplo, cero herbicidas, cero emisiones de gases de efecto invernadero). El sistema se evalúa «sobre el papel» gracias a la modelización. A continuación, se suceden los ciclos de concepción-evaluación hasta satisfacer el límite fijado. Solo entonces se prueba el sistema en la práctica.
  • El proceso paso a paso consiste en mejorar constantemente el sistema en la práctica, para abordar mejor los objetivos o, incluso, superarlos. El experimentador adopta una actitud de aprendizaje: cada año evalúa el sistema en pruebas para aprender a dirigirlo mejor.

Este informe presenta cuatro ejemplos de experimentación sistémica, de los cuales, dos ilustran el proceso de prototipo (Dijon y Grignon) y los otros dos el procedimiento paso a paso (Mirecourt y Saint-Laurent-de-la-Prée).

Contacto
Contacto científico: