• Reducir tamaño de letra

    Reducir tamaño de letra
  • Tamaño de letra original

    Tamaño de letra original
  • Aumentar tamaño de letra

    Aumentar tamaño de letra
  • Imprimir

    Imprimir

Un programa diferente contra la pobreza en Nicaragua

Las transferencias condicionadas de dinero son uno de los métodos frecuentes actualmente para luchar contra la pobreza en los países del tercer mundo. Unos investigadores que trabajan en Nicaragua han demostrado que estas sumas entregadas a las madres de familia tienen un efecto positivo en la salud y el desarrollo cognitivo de los niños a largo plazo.

Lucha contra la pobreza: un programa que hace la diferencia en Nicaragua. © Fotolia, Robert Lerich
Sebastián Escalón
Actualización: 30/06/2017
Publicación: 23/02/2016

 No faltan ideas para luchar contra la pobreza, pero ¿cómo saber cuáles son las que funcionan? Hoy en día, los investigadores intentan abordar científicamente la eficacia de los programas de ayuda a los más desfavorecidos en los países del tercer mundo; como Karen Macours, economista del INRA asociada a la Escuela de Economía de París, interesada en las transferencias condicionadas de dinero. Este método surgió en México y Brasil en los años 1990 para reducir la pobreza y sus efectos más nefastos sobre los niños. y, desde entonces, se ha extendido por mucho países de África y América Latina. El principio es simple: el estado da a las madres de familia de poblaciones muy pobres, a menudo rurales, una suma de dinero, que suele ser bastante modesta. A cambio, la madre se compromete a escolarizar a sus hijos y a llevarlos al médico. Además, las madres reciben información sobre la alimentación y los cuidados de los más jóvenes, y se les recomienda que inviertan el dinero en la educación y la alimentación para sus hijos.
La pregunta que se planteó el equipo de Karen Macours es si estos programas tienen un impacto a largo plazo sobre el desarrollo físico y cognitivo de los niños y, efectivamente, las capacidades cognitivas guardaban una estrecha relación con la capacidad del individuo de salir del ciclo de la pobreza.

El caso de Nicaragua a examen

Desde principios de los años dos mil, el equipo de Karen Macours hace un seguimiento de los niños de una zona rural bastante aislada en el oeste de Nicaragua. Este país de América Central es el segundo más pobre del continente, solo por detrás de Haití. El programa local de transferencias condicionadas de dinero ha funcionado bien durante unos años; más tarde, en 2007, fue suspendido tras el cambio de gobierno en el país.
Desde el 2000, los investigadores han medido la altura, el peso y el éxito de los niños de 0 a 6 años de edad mediante pruebas cognitivas, tanto en los pueblos que pudieron beneficiarse del programa como en los que no lo hicieron. El objetivo era comparar a los niños que habían disfrutado del programa durante sus primeros años de vida con los que no habían podido hacerlo. Esta tarea se prolongó incluso diez años después del inicio del programa.
El resultado es nítido: los niños que se beneficiaron del programa tienen mejores resultados en las pruebas que los otros, y presentan un mejor desarrollo físico gracias a una alimentación más rica y cuidados más frecuentes. Los investigadores también han demostrado que el impacto del programa alcanza su punto máximo en la gestación y con niños de entre 0 y 2 años. Efectivamente, durante la «ventana de los 1000 días» que va desde la concepción hasta el segundo cumpleaños, la malnutrición y las enfermedades comportan efectos nefastos y persistentes en los individuos.

Un laboratorio de dimensiones gigantes

Uno de los puntos fuertes de este estudio es la gran perspectiva de la que goza con respecto al desarrollo del programa: terminó hace casi diez años y, sin embargo, sus beneficios no se han diluido con el tiempo.
Los investigadores han demostrado que la influencia positiva sobre la salud y el desarrollo cognitivo de los niños no se debe solo al aumento de los ingresos de las familias beneficiarias. El aspecto social del programa y la formación proporcionada a las madres para mejorar y adaptar la alimentación tienen su parte de mérito en el éxito a largo plazo de las transferencias condicionadas de dinero.
Pero los investigadores no quieren detenerse ahí; haciendo este seguimiento a los jóvenes nicaragüenses beneficiarios, quieren observar si el programa constituye realmente una oportunidad para que puedan escapar del círculo de pobreza, más allá de las ventajas físicas y cognitivas.

Contacto
Contacto científico:

  • Karen Macours Paris-Jourdan Sciences Economiques (PSE)
Departamento asociado:
Social Sciences, Agriculture and Food, Rural Development and Environment.
Centro asociado:
Versailles-Grignon